El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Opinión

Chile: 50 años después del golpe, el vampirismo neoliberal sigue vigente

Publicado:
Chile: 50 años después del golpe, el vampirismo neoliberal sigue vigente

En la mañana del 11 de septiembre de 1973, el presidente Nixon se sentó a leer el informe diario sobre los principales acontecimientos en el extranjero, preparado cuidadosamente por los oficiales de confianza de la CIA. Entre las notas sobre los últimos éxitos de los comunistas vietnamitas y laosianos, un pequeño párrafo decía: "En Chile, los planes de los oficiales navales para desencadenar una acción militar [censurados] supuestamente cuentan con el apoyo de algunas unidades clave del Ejército". Después de más de 50 años de retener los documentos sobre su participación en el golpe del 11 de septiembre contra el Gobierno de Salvador Allende, la CIA finalmente los liberó en respuesta a la demanda del Gobierno de Gabriel Boric. El tono de los textos de la CIA parece reflejar la decepción por el tiempo de tres largos años para que la campaña de sabotaje y desestabilización finalmente diera frutos.

El legado de Pinochet es conocido en todo el mundo por la brutalidad y rapidez con la que llevó a cabo el exterminio de sus opositores. Tres Álamos fue solo uno de los mil centros de detención y tortura operados por la junta de Pinochet, pero por él pasaron más de 6.000 prisioneros. Estadio Chile, conocido por ser el lugar del asesinato de Víctor Jara por los soldados de la Junta, fue otro centro de tortura y ejecución por el que pasaron miles de partidarios del Gobierno de Allende en los primeros meses. Los cientos de miles de exiliados y los miles de desaparecidos sin dejar rastro siguen atormentando a sus familias y a la sociedad.

El pinochetismo se volvió universal

Sin embargo, esto es solo una parte del legado de esa dictadura. Bajo Pinochet, Chile se convirtió en el laboratorio para la creación de nuevas y más avanzadas variantes del capitalismo que el mundo haya visto jamás. El sistema neoliberal que se creó con la ayuda de la escuela de economía de Chicago inspiró a una generación de nuevos gobiernos conservadores radicales en todo el mundo. Líderes como Margaret Thatcher, Ronald Reagan, Borís Yeltsin, Alberto Fujimori, Carlos Menem y muchos otros siguieron la receta que Pinochet escribió durante su mandato. Comienza con la privatización de los mayores recursos naturales y la destrucción de sectores políticos y laborales que lo resistan, seguida de la privatización de los servicios sociales más básicos del país, como las pensiones, el sistema de salud y la educación, salpicada de recortes de impuestos para los empresarios y las empresas extranjeras. Luego, cuando llega el momento adecuado, se empiezan a vender otras partes de la economía a multinacionales extranjeras, dándoles el monopolio de la distribución en sectores clave, mientras el sistema financiero queda dominado por bancos extranjeros.

Los ecos de la represión contra los sindicatos liderados por los socialistas durante los primeros años del régimen de Pinochet se escucharían luego en las ciudades mineras de Yorkshire y Durham en Gran Bretaña durante la huelga minera de 1984-85, cuando Thatcher aplicó despiadadamente los métodos chilenos contra los mineros en huelga contra el cierre de minas de carbón.

Ronald Reagan llevó la financiarización de la economía a un extremo aún mayor que Pinochet, eliminando gradualmente la ley Glass-Steagal, derribando la separación entre la banca comercial y financiera y bajando el nivel de impuestos para corporaciones y los más ricos. Borís Yeltsin fue más allá del programa de privatización de Pinochet, vendiendo miles de empresas públicas mediante un sistema de vales y creando una nueva clase de oligarcas que dominó la sociedad rusa durante más de una década.

Alberto Fujimori creó su propio tipo de neoliberalismo liderado por los militares, el 'Fujishock', que aplicó una rápida demolición de los controles de precios y del control público sobre servicios públicos clave como el gas y la electricidad, mientras miles de indígenas peruanos perecían durante la represión militar del 'Plan Verde'. Finalmente, Carlos Menem eligió las bases de la economía argentina para aplicar las reformas neoliberales de vanguardia de Pinochet, privatizando no solo los servicios públicos de gas, agua y electricidad, sino incluso un símbolo clave de la soberanía económica argentina: la compañía petrolera estatal YPF.

Así, cada uno de los discípulos de Pinochet deseaba añadir su propio sabor local a la receta clave de su maestro.

En Chile de hoy

Uno de mis amigos chilenos me dijo una vez: "En Chile, el 70% vive como en Honduras y alrededor del 30% como en Suiza". Chile y su modelo económico han sido proclamados a menudo como el faro de luz a seguir por todos los demás países del Sur Global. Al país incluso se le concedió la membresía en el prestigioso club de las economías avanzadas de la OCDE. La realidad ha sido algo diferente. Una metáfora certera de la división social que aún azota al país hasta el día de hoy. Y en octubre de 2019, esta división encendió el levantamiento social más poderoso en décadas, que destruyó el espejismo del "milagro neoliberal" de Chile e inspiró un camino hacia una nueva Constitución.

Quizás haya un espacio que Pinochet y sus sucesores nunca podrían hegemonizar: la cultura y las artes. El Gobierno de Allende aspiraba a hacer muchas cosas para cambiar fundamentalmente la economía y la sociedad chilenas para el pueblo, y una de las más importantes era abrir nuevos espacios para que la música y las artes prosperaran. La popularidad y la resistencia duradera de las canciones de Víctor Jara, los poemas de Pablo Neruda y la prosa de Isabel Allende reflejaron en muchos sentidos los sentimientos de la mayoría silenciosa que siempre se opuso a Pinochet y su política. Y las nuevas expresiones artísticas, como la aclamada película 'El Conde', que retrata a Pinochet como un vampiro de 250 años en busca de la muerte después de una vida de asesinatos y brutalidad, son un reflejo de la sociedad que aún busca corregir el legado de Chile para el mundo y ellos mismos.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7