El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Opinión

Los progres occidentales deberían parar su apoyo al 'carnaval de matanzas' en Ucrania

Publicado:
Los progres occidentales deberían parar su apoyo al 'carnaval de matanzas' en Ucrania

Después del estallido de la Primera Guerra Mundial, la Segunda Internacional y las numerosas organizaciones socialistas afiliadas a ella en toda Europa occidental apoyaron con toda su fuerza el nuevo aventurerismo militar de sus gobiernos y se volvieron completamente ajenas al sufrimiento de sus semejantes a manos de las elites económicas y sociales de sus países. Más de un siglo después, muchos de sus sucesores modernos se han unido al coro de los gobiernos occidentales, y sus respectivos complejos militares-industriales, en su himno de guerra contra Rusia. Además, algunos aplaudieron a los veteranos de las Waffen-SS y perpetradores del Holocausto como Yaroslav Hunka.

Mientras que muchos de los socialdemócratas de los años 70 y 80 en toda Europa occidental se opusieron firmemente al expansionismo de la OTAN y a la presencia de bases militares estadounidenses, los partidos progresistas y verdes de hoy en día se desviven por extender la alfombra roja a los soldados extranjeros en su suelo. Los ejemplos son casi incontables. Está Annalena Baerbock, la ministra alemana de Asuntos Exteriores, de los Verdes, que fue noticia en todo el mundo por admitir que Alemania está "en una guerra contra Rusia"; la ex primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, que asistió al funeral de un conocido líder neonazi en Ucrania; Mette Frederiksen, de Dinamarca, la primera en prometer aviones F-16 a Kiev; y Pedro Sánchez, uno de los primeros en comprometerse a enviar tanques Leopard a Zelenski. En Estados Unidos, el Squad, que alguna vez fue considerado una especie de alternativa al 'establishment ' del Partido Demócrata, también ha caído bajo el hechizo de los cantos de sirena de Biden, Harris y Pelosi. Excepto por las críticas al suministro de municiones de racimo y uranio empobrecido y la propuesta de Bernie Sanders de recortar el gasto militar, el Squad ha votado consistentemente a favor de paquetes de ayuda militar "progresivamente" cada vez mayores a Kiev, ignorando en gran medida la amenaza que representan los diferentes grupos armados neonazis al servicio de Kiev.

Incluso los sindicatos, considerados durante mucho tiempo la columna vertebral del movimiento contra la guerra, no son inmunes a los caprichos de la rusofobia masiva y al espíritu belicista de los líderes progresistas y liberales.

La resolución del Consejo Sindical Británico que insta al Gobierno de Rishi Sunak a comprometer más entregas de armas y asistencia financiera al régimen de Kiev es una puñalada por la espalda para la coalición antiguerra y para millones de trabajadores británicos que ven la crisis del costo de vida como un problema más importante que la entrega de ayuda militar al Gobierno que ha devuelto los derechos de sus propios trabajadores al siglo XIX con la nueva ley 5371.

El (no tan común) sentido común

Antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, en el Bundestag alemán se escuchaba una única voz de la razón contra la inminente masacre: la del comunista Karl Liebknecht. Hoy ese honor recae en Sahra Wagenknecht, la diputada disidente de izquierda del partido Die Linke, que ha criticado constantemente las sanciones contra Rusia y los envíos de armas a Ucrania. En el Reino Unido, el exlíder laborista Jeremy Corbyn se ha opuesto vehementemente a cualquier apoyo militar al Gobierno de Ucrania, al tiempo que critica las acciones de Rusia. En Irlanda, la Liga Irlandesa de Neutralidad se ha creado como contramedida al intento de la coalición Fianna Fáil-Fine Gael-Green de entrenar a las unidades del Ejército ucraniano en suelo irlandés. Al otro lado del Atlántico, el candidato presidencial Cornel West ha prometido la disolución de la OTAN como parte de su campaña, al tiempo que culpa a la alianza militar de instigar el conflicto ucraniano en primer lugar.

Afortunadamente, todavía hay voces con sentido común entre la izquierda occidental, aunque no las suficientes como para detener la marea de histeria antirrusa.

La mayor inspiración para los progres debería provenir de los gobiernos de izquierda de América Latina, tanto los nuevos como los antiguos. Los presidentes Lula Da Silva, de Brasil; Gustavo Petro, de Colombia y Andrés Manuel López Obrador, de México, han rechazado las exigencias de Estados Unidos de enviar ayuda militar a Kiev, se han opuesto sistemáticamente a cualquier llamado sobre sanciones contra Rusia y, en el caso de Lula, han sugerido que Ucrania debería poner fin a sus exigencias de devolución de Crimea a cambio de un acuerdo de paz. Los presidentes de Venezuela, Cuba y Nicaragua han apoyado aún más la posición de Rusia y se han opuesto firmemente a las acciones de Estados Unidos y la OTAN en todo el mundo.

¿Lo que se debe hacer?

Es verdaderamente angustioso ver cómo los supuestos defensores de los derechos de los trabajadores y partidarios de la paz mundial se han convertido en guerreros del teclado involucrados en juegos de rol de acción real (LARP, por sus siglas en inglés) donde se imaginan a sí mismos como héroes en su batalla contra la "malvada" Rusia, con Ucrania como vanguardia. No importa que cada semana, cientos (si no miles) de jóvenes ucranianos sean arrancados de sus familias, arrojados a un curso de entrenamiento rápido y enviados al frente, luchando y muriendo para los deseos de la élite de su país y la satisfacción moral de los guerreros del teclado occidentales. Irónicamente, también han ignorado sistemáticamente el daño catastrófico al medio ambiente y la aceleración del cambio climático como resultado del aventurerismo militar de sus gobiernos.

En lugar de pronunciar discursos grandilocuentes exigiendo que se vacíen los almacenes militares de sus países en defensa de uno de los regímenes más corruptos de Europa, hay causas más apremiantes que los progresistas occidentales deberían perseguir. El número uno en la lista es la creciente crisis del costo de vida, con precios vertiginosos de la energía y el combustible, que podrían mitigarse mediante la nacionalización de las mayores empresas energéticas que más se han beneficiado de la carnicería en Ucrania. Hubo un tiempo en que millones de personas habrían protestado ante la mera idea de aviones estadounidenses y tanques alemanes en los campos de batalla de Europa. Parece que miles más tendrán que morir antes de que los socialdemócratas modernos se den cuenta del error de su camino, tal como ocurrió después de la Primera Guerra Mundial.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7